Despedido.

Salí despedido.
era como un león
enjaulado.
Aquel trabajo
nunca me gustó.

Fui de bar en bar
a ritmo de polca,
nunca supe
donde estaba
y no me importaba,
estar contratado
no era lo mío....

Bebí,
fumé,
anduve entre
alambres de asfalto...
corazón de alquitrán
mirada de ciego,
manos leprosas
del dinero...
mi voz
era una catarata
de olvido
que gritaba al pasado...
estaba loco...
mi sombra me hablaba,
mi corazón era de tabaco,
mi sangre vino caliente...

Me trasformé en salvaje
no veía el final del olvido...
mi mundo era el de todos
pero mi vida la de nadie...

y gritaba
y gritaba
y gritaba:

¡¡antes de ayer era un vivido!!...

bebí la sangre de las sombras,
se me desparramaba por las comisuras,
me manchaba el pecho y empapaba
mi hastío...

No quería ser de aquí
No quería estar aquí...
era algo desvivido...
mi pene era un cepillo
mi respiración:
mil soplidos....
No nací para estar
en vida contento,
no he venido
para estar triste...

Nací para morder
la escarcha
mientras la luna
me alumbra la espalda...