Tempo, impotencias y otras acciones del ser

Hoy mientras conducía,
aceleré el coche
todo lo que pude,
abrí la puerta,
salté rápidamente
me coloqué delante
y me atropellé...

me dio tiempo.

hace un rato,
osea hace algún tiempo,
salté de frente al espejo,
lo atravesé, dejando mi
sombra sin reflejo,
me di la vuelta en el espejo
y me vi saltando dentro...

me dio tiempo

ayer intenté recordar lo que fui
a hacer al día siguiente
y lo recordé
sin futuro alguno...

me dio tiempo

hoy
osea ayer,
que es mañana,
quise darle la vuelta
a la vida
para arrastrar lo que
me hizo feliz

no me dio tiempo

era demasiado,
para un presente
tan vacío
y lleno de esperpento.

me dio tiempo
en el fondo
a sólo arrastrar
pero no a cobijar
lo vivido en mi vida
dentro de este tiempo.
El tempo
pesa
demasiado

... como moraleja
la tristeza del recuerdo
y la impotencia de hacerlo.