Los silencios de la esperanza

Háblame sin voz.
Deja la intención
en calado iluso.

Baja las escaleras a la pata coja,
como si pensaras en ti
cuando hablas de lo imaginativo.

Odiate trabajando
amate en tu oficio.

degenera tu voz
para sentirte
en proa de la invención.

no digas lo que hablas,
calla lo que piensas.

sobre todo,
se nada
en nada
y para nada
seras nada.

si agudizas
te mostraras
en horizontes
de silencio,

pero olvida tu esencia
cuando seas como yo...

cree en el final de todo
porque más allá de esto
esta lo otro,
lo que somos cuando no somos
vistos,
cuando la sabana nos cubre
y nuestro pañuelo
es un bajero de silencio
heredado.

Pisa cucarachas
con los pies descalzos.

Mastica ratones vivos,
son palabras
que delatan tu idiotez.

pero nunca olvides
tocar el timbre
para que el autobús
que te lleva,
abra la puerta
de tu destino.