A solas con Babilonia

La noche de mi muerte
la recuerdo con cariño...
como si acariciara el lomo
de un perro con garrapatas
que se muere de hambre en la calle.

Era como pasear de la mano
con una mujer que todo lo supiera..

Que manos más suaves tienes-le decía
No seas zalamero Cooper, vendrás conmigo
te pongas como te pongas.

Me gustaba ir con ella y charlar de cosas
extrañas, hablar con ella era como hablar
con extrañas cosas que nadie conoce

Hablamos de ríos,
de botas,
de labios
hablamos de todo pero
de nada en concreto.

Ella conocía a mucha gente
pero no le gustaba nombrarla

Fuimos por una larga avenida
caminando de la mano
la muy hija de puta
gastaba bromas pesadas
sobre la vida
y me lanzaba adivinanzas
sobre la muerte.
Ironizaba sobre
su propia existencia.

Que es lo que más te gusta
de la vida Cooper?- Me preguntó.

No se aún no lo he podido
sacar, creo que no seré capaz
de sacar algo que me guste en concreto
de todo esto.-contesté

Jajajaja-reía la hija de puta.

Pero yo siempre guardo un As en la manga.

Fuimos por la larga avenida
bebiendo y pateando las paredes

Oye Cooper, cual es tu droga favorita?- me preguntó

No lo se... creo que la cerveza
y la tuya muerte, cuál es tu droga favorita?- pregunté
La vida ajena- dijo

Y la mía te gusta?- le pregunté

La tuya Cooper es la más atractiva de todas
ahora mismo...

Anduvimos de la mano,
le toqué el culo
en un callejón oscuro,
la calenté metiéndole mano,
ella se dejaba, quería que cayese
en sus redes.

Fui todo el camino
acariciándola,
calentándola,
ella estaba cada vez más negra
más oscura y más pálida.

me bebí una pinta de coñac,
llegue hasta la puerta de su casa
me invitó a pasar
le di un palo en el culo
y le dije:

Hasta otra Babilonia
voy por cosas que me dejé en el camino.
juasjuas-

Me las pagaras Cooper
esto no me lo hace nadie.- Gritaba
mientras entraba sola en casa.

Eres lo más largo
de esta vida...
no me esperes despierta.