Armas

El poeta
camina por la ciudad
solo y con un trozo
de pan bajo el sobaco

No es más que
una sombra bajo
la inmundicia

pero camina seguro entre el frío
sabiendo que su arma
no es más
que un pez
que nada por las
vías del metro