El lugar que no es

Omar estaba apoyado
en la barra de La taberna
de Frank el Tuerto,
llevaba un buen rato
bebiendo y comenzó
a emitir, unas onomatopeyas
extrañas:
Criiic, clack!!!
Criiic, clack!!!
...
Que te sucede Omar?!!
preguntó Frank
con su voz corroída.

-Tengo sueño
cuento fallos
de ruleta...-

Qué diantres dices??!!
Omar a mi no me jodas-

Omar es un tipo que
siempre acaba en la taberna
casi del mismo modo
por obligación

-Ese sonido me pone nervioso-
dijo Frank

Sí, es el sonido del fallo
de la ruleta.
Cuando era niño
en casa,
contaba el sonido de
los fallos de las ruletas rusas
de los mercenarios
que acudían a casa de mi padres
a beber y a follar con mis hermanas

A follar con tus hermanas!!
pero tu padre no tenía estomago???

No-contestó.
mi padre tenía hambre.
Nosotros miedo
y obligación...
era una combinación
aterradora...-
Los mercenarios
bebían
y fumaban el opio
de mi padre,
mis hermanas estaban
obligadas a abrirse
de piernas
no tenían otra...
mientras, yo contaba
el sonido
de los fallos de la ruleta

Joder- exclamó Frank
y yo me quejo de la vida.

Criiic, clack!!!

Otra vez exclamo Omar.

-Contaba los fallos de la ruleta
para dormir,
cuando llegaba a cien:
PUM!!!
Me dormía... ya ves Frank
no me enseñaron a contar
ovejitas...
contaba el fallo de la ruleta
que era la celebración de una vida
que no se marchaba a visitar
huríes...
Criiic, clack.
Criic, clack
Criic, clack....

PUM!!!! es hora de dormir-.

Curioso lugar la Taberna de Frank el tuerto.

siempre escuchas
baladas piratas irlandesas,
nunca esta en el mismo sitio,
siempre llegas por donde no es
y cuando quieres salir,
nunca sales
en el lugar adecuado.
Frank es un viejo lobo de mar
al que el salitre
a carcomido sus huesos
y el tiempo le dejo atracado
pudriéndose en puertos
fantasmas.

Lo miras,
y siempre cojea
ligeramente
de su pierna derecha,
su parche es
un misterio
nunca
lo lleva en el mismo
ojo,
pero cuando se lo levantas
para pillarle el truco
le ves las ideas
por el agujero
de su tuertez...
Nunca pregunta
lo que quieres
cuando vas la primera vez,
pero siempre sabe
lo que ponerte
y te has de adecuar...
¡¡mano de sabio!!.

Utiliza viejas recetas
de marinero para las curas
de tos, escorbuto, amor
y otras enfermedades
del marinero pocho.
Es duro, al menos
esa es la impresión
que da,
aunque cuando se emociona
por algún recuerdo
llora por los dos ojos
y moquea de color coñac...

Curioso lugar
la Taberna de Frank el tuerto
donde siempre llegas
de manera distinta
y nunca sales
pensando lo mismo.
es el hospital del alma
de todos los enfermos
viejos y solitarios.

Acuden
de todas las condiciones,
se extrañan la primera
vez...
pero al final, siempre
terminan,
empezando
allí sus llantos.

Frank se emborracha
con aguardiente de mar
y jugo de azúcar...
solo él, es capaz de beberlo.
solo él, es el único
que aguanta
ese brevaje amargo
-Me aclara la voz
y me purifica las tripas
jua, jua, jua!!!-ríe
y le ves la boca
que es como
una guarida
de comadrejas.

Curioso lugar
la taberna de Frank el tuerto,
donde ir a mear
es sortear
un sinfín
de abordajes.
el suelo de los baños,
se hunde a cada paso
la ultima vez que el diablo meó allí
dijo que su infierno,
era un adosado con piscina
y aire acondicionado...

Curiosa La Taberna
de Frank el Tuerto,
donde la gente que asiste,
es parroquiana
de ese mundo de fuera.

Donde los niños
que han crecido,
cuentan fallos
de ruleta rusa,
para conciliar el sueño...

Donde los clientes
cuando orinan,
se salpican
las manos
de burbujeante
sidra irlandesa.