Prefiero

Llevaba un día muy puto.
había estado esa mañana
en un polígono industrial
intentando localizar
una empresa que tenía que
visitar para venderle
un pak.
Como no la encontraba
tuve que dar muchas vueltas
por el polígono
y al final me bajé
del coche
para preguntar
en un bar.

El bar era
un lugar de esos
donde las cucarachas
huyen del menú;
y prefieren fumar
en el arcen
carcomido de fuera
apoyé las manos
en la barra
estaba churretosa
grasienta y cerda
a más no poder.
el camarero
era amable pero
cuando hablaba
como le faltaban
todos los dientes
escupía,
¡¡CHOF, CHOF!!!

Perdone jefe- le dije.
donde queda esta empresa.
Le mostré un catalogo
y me empezó a duchar,
los salivazos eran como de spa
parecía que mi cara y mi traje
se estaban dando unas vacaciones
en un hotel de lujo:
Aromaterapìa de tabaco
con escupitajos burbujeantes
de espuma de anís barato,
al charco de sudor.

Sabes!!-exclamó
este polígono
es complicado
es un polígono
con una forma
dodecaedrica
en un complejo de calles
rectangular
entonces cuando desees
ir a la derecha es preferible
que sigas recto
y para la ir recto
te recomiendo
que des marcha atras
girando a la izquierda y.....

CHOF,CHOF,CHOF,
SPA de cinco
estrellas
en un bar de
polígono
dodecaedrico
sin fin
en las formas
angulosas
de la muerte.
Y usted,
¿Cómo sale de aquí?-pregunté
No salgo...
llegué con doce años
para trabajar
tengo 41 y...
hasta ahora...


Dios!!- esto
solo me podía pasar a mi.
Salí del bareto
y logré dar con la industria
hice la visita
y me marché
saliendo como pude
destino:
Taberna de Frank el Tuerto.
cuando los días
son putos
ó se convierten
en caramelo
de entrañas negras,
mejor ir al sitio
donde nadie te sondée
ni te investigue
para estar tranquilo
ese sitio es:
La taberna de Frank el tuerto

Por fin llegué
me senté
en el taburete
de siempre,
pedí mi cerveza
sin espuma
y cerré los ojos
para huir de aquel
día de sebo y patitas
de cucaracha
en sopa
de Spa

Entonces alguien me tocó
el hombro
me giré y miré
era una mujer morena
con intensos
ojos color absenta...

Hola, me invitas a algo?
tenía voz de polvazo.
Pide lo que quieras....
llevo, mal, mal día...
es como si me hubiesen
caído cien resacas encima.
Vaya- me dijo
ella se pidió una ginebra sola
se sentó junto a mi
estuvimos hablando un buen rato
supo relajarme y que me olvidara
de todo.

Entonces ella me dijo
Sabes, ¿por qué no vienes a casa
y nos enredamos entre las sabanas?...

Yo lo pensé.
pensé echarle
un polvo a una tía
tremenda
y entonces me salió:

Esta noche no quiero
hacerte el amor
esta noche
quiero convertirte
en palabra,
garabatearte
en un folio
y meterlo
en una caja
como si fueses
letra furtiva
como si tu carne
en vez de apretujarla
y espachurrarla contra
la mía la quisiera dibujar
y darle sentido.
Esta noche no quiero
sudar bajo el sexo
esta noche
casi que prefiero
darte significado de otra forma.
Esta noche me voy a disfrazar
de pluma y con mi sangre,
voy a convertirte en palabra.
Luego,
le dí un trago a mi cerveza
la acabé.
Frank El Tuerto
me pregunto...
Y ahora qué prefieres?