Macrocarnico de comic

Soy el hombre
macrocarnico de comic

Estoy hecho a pedazos.
Me lo han dicho siempre.

Tengo el corazón de pelele
el alma de un guiñapo
y la cabeza de chorlito.

Por lo general,
aunque tengo nombre,
todos me sobre-bautizaron
como, Alcornoque.

Soy el hombre
macrocarnico de comic
una especie de robot
con una extraña combinación
de naturaleza muerta
y trasformados de ella

Me dicen que en lugar
de manos tengo pies,
soy manazas y patizambo
mi cadera es un chicle
desaborido
y mi barriga
una bolsa de la compra
llena de cerveza y tinto.

Me dicen...

Pero descubro
sin leer que:
El guiñapo
es algo andrajoso.
El chorlito un algo
que me hace diferente
y el pelele un pájaro
que de vez en cuando
canta.
Estoy hecho del reves
en mi pecho debiera
estar mi cabeza
y en mi cabeza mi pecho

Soy el hombre
macrocarnico de comic
una risa andante
un despiste mutante.
ando a trompicones
y bebo a tragaldabas
pero de vez en cuando
hablo con sentido
porque todo el serrín
de mi cabeza
lo convierto en neuronas
que se empapan de los cantos
del pelele.

Un coeficiente binominal
que provoca risa en fiestas
y pena en algunos aspectos.

Soy el hombre
macrocarnico de comic.
salvame estoy en extinción.
solemos durar poco
se nos distingue
por una rara risa
y cara de enfado,
nadie sabe lo que pensamos
todo lo guardamos
en fondo del saco
que llevamos en la espalda
por miedo al robo
y al lloro.

Soy un hombre
macrocarnico de comic
y me alegra saber
que aun quedamos unos pocos.