Gilipollas

Me gusta
que me llame
por teléfono.
Al teléfono
que yo
rehusaba tener.

Me gusta
que me llame
al teléfono
que odiaba,
por que consideraba
que un móvil
era algo snob.

Ahora, el teléfono,
es complice,
porque cuando
me llama,
me habla...
susurra...
se confiesa
con cualquier
cosa, que por pequeña
que sea ó insignificante,
no sabe, no se da cuenta,
que me lo dice al oído
como cuando tienes
veinte años y cuentas un
secreto en voz baja
para que nadie
se entere.

Después cuelga
pero antes de colgar,
suspira
y siento el aire
dentro de mi...
entonces,
sonrío,
s
o
n
r
í
o como un,
g
i
l
i
p
o
l
l
a
s